martes, 14 de marzo de 2017

EDICIONES 2010 PUBLICA "JUAN PLANELLES, EL MÉDICO ROJO"

Juan Planelles, el médico rojo.
Juan Martínez Hernández
Ediciones 2010
Madrid, 2017

JUAN PLANELLES, EL CINETÍFICO MÁS INJUSTAMENTE OLVIDADO DEL EXILIO ESPAÑOL

Juan Planelles Ripoll, científico, médico y militante comunista (1900-1972) es la figura científica más injustamente olvidada del exilio español de la posguerra.

Licenciado y doctor en Medicina con premio extraordinario, recibe la medalla de oro de la Real Academia Nacional de Medicina en 1924. A su brillante carrera científica como fisiólogo y farmacólogo, hay que añadir su perfil humano y político. Firme defensor de la justicia social y de la universalidad y gratuidad de la atención sanitaria, fue responsable de la sanidad de Madrid en 1936 y de toda la de la España no sublevada en 1937, como subdirector general de Sanidad. Ya en el exilio soviético fue autor del importante descubrimiento de nuevos antibióticos en el Instituto Gamaleya de Moscú, profesor de Microbiología en la Facultad de Medicina y autor de numerosas publicaciones científicas internacionales, considerándosele el mayor experto mundial de la época en efectos nocivos de los antibióticos. Murió en Ochamchira, Abjasia, sin la posibilidad de retornar a España como hubiera deseado.

A su vez, Juan Planelles Ripoll es una muestra importante de la generosidad que como signo identitario del pueblo ruso se mostró una vez más con su acogida de numerosos españoles y españolas en su seno como consecuencia de la Guerra Civil. Acogida que va desde los “niños de la guerra”, como mis amigos Joaquín Beitia y Raúl Morales, a profesionales de diversa índole como el propio Juan Planelles.

Como editor quiero brevemente relatar la aventura de publicar este libro que comenzó hace año y medio como lo que los editores denominamos “un original no solicitado” que es cuando un libro, y llegan muchos, llega a una editorial para probar suerte. Quiero destacar que este no es un libro del Partido porque ni se da esa condición en su autor ni ha sido este el propósito del libro. Es más hay aspectos en el plano ideológico con los que personalmente, no estoy plenamente de acuerdo o simplemente me cuesta aceptarlos, pero yo no soy yo el autor del libro y respeto su punto de vista a la vez que valoro el gran trabajo desarrollado hasta llegar a este día como el mismo nos relatará.
Sí tengo que reconocer que la obra despertó mi interés desde el primer minuto porque aúna valores que consideramos importantes, por una parte recupera una figura histórica ampliamente reconocida en la Unión Soviética, su país de acogida, pero un gran desconocido en España, y por otra es un elemento de la memoria histórica del exilio exterior, a menudo no tan estudiado hoy en día como la historia de los del exilio interior, de los que se quedaron, de los muchos que todavía yacen en las cunetas.

El desconocimiento de la vida y obra de Planelles es parte de este desconocimiento forzado que propugnó la dictadura franquista y que vino a sellar la Transición, hoy a casi cuarenta años del fin de la dictadura nos damos cuenta de cómo la misma dictadura y el pacto de silencio forzado de la Transición han hecho perdurar muchos de los males de la vieja España que hoy nos aparecen en forma de miedos, en forma de corrupción y de otras muchas formas.

Hay muchas maneras de mirar a la figura de Juan Planelles, el médico, el científico, el militante comunista y otras muchas, en este libro y en esta presentación hemos querido valorar su figura como médico e investigador sin dejar de lado su compromiso con los valores comunistas.

Como explicaba al principio, Juan Planelles Ripoll (nacido en Jerez de la Frontera, en Cádiz en, 1900 y falleció en Ochamchira, URSS en 1972) fue un médico español, investigador, profesor y miembro destacado del PCE, además un amigo personal de Dolores Ibarruri, Pasionaria, como atestiguan numerosas fotografías y documentos.

De entre todas las cosas que fue, seguramente la principal, lo que deberíamos destacar de su biografía, es que fue un gran luchador, aunque nunca usase más armas que sus conocimientos científicos. Luchador por y para los desfavorecidos y los enfermos. Curar a las personas y sanar a la sociedad eran sus metas.

De entre todas las sensaciones que produjo, la más reiterada fue la de admiración. Así lo reconocieron sus discípulos y colaboradores tanto en vida como en su centenario. Pero hay una profunda anomalía en su biografía, algo que la vuelve trágica y profundamente emotiva. Esos discípulos no hablaban en español, sino en ruso. Juan Planelles destacó en microbiología y farmacología a gran nivel en el exilio en la Unión Soviética. Al final de la Guerra Civil se dirigió allí, de donde nunca pudo retornar de modo permanente.

Durante la contienda fue responsable de la Sanidad del Quinto Regimiento, luego de la zona centro y por fin de todo el país no sublevado, como subsecretario de Sanidad del gobierno legítimo (1937). Por primera vez en España decretó desde su puesto de subsecretario de Sanidad la gratuidad de los cuidados hospitalarios como recoge el Boletín Oficial de la época.

Por qué un hombre como Planelles se orienta hacia la izquierda es fácil de entender si se sabe que su padre, el también médico y militar de igual nombre, decide enviarle a la escuela pública, decide conscientemente mezclarle con la sociedad real, con el pueblo jerezano. Allí comprendió el joven Juan que las injusticias y desigualdades no sucedían por azar, sino por la perseverancia de una arrogante oligarquía en mantener privilegios medievales, negando los derechos básicos a la mayor parte de la ciudadanía. Es decir, por un modo cruel de masiva injusticia tolerada.

Gran parte de las conquistas sociales ansiadas por el Dr. Planelles han llegado ya para los países desarrollados hace décadas, tales como reconocimiento de los derechos laborales o la protección social que conocemos, incluyendo la sanidad gratuita. Sin embargo, la  crisis económica actual nos está abocando a un retroceso sin precedentes en derechos sociales y laborales, por lo que las reivindicaciones del pasado, que creíamos ya superadas, pueden ser otra vez un activo político y una necesidad social.

De entre la actividad científica y médica de Planelles, destacan sus investigaciones en farmacología y fisiología en España y sus éxitos, primero en el descubrimiento de valiosos antibióticos en la antigua URSS y después en el estudio sistemático de los efectos perjudiciales de este tipo de medicamentos. Planelles creó toda una escuela de microbiólogos y farmacólogos en ese país, sin poder disfrutar aquí del reconocimiento, ni poder crear a su vez esa necesaria escuela científica que nuestro país tanto precisaba.

Planelles es uno de los exponentes más destacados y a la vez más desconocidos de la sangría de hombres y mujeres desaparecidos en el exilio. Científicos y docentes, entre otros, que fueron arrebatados a los españoles, condenándonos a un atraso de décadas del que aún no nos hemos recuperado por completo.

En definitiva, esta biografía titulada El médico Rojo: vida de Juan Planelles escrita por el médico y escritor, Juan Martínez Hernández, reivindica su figura y pretende como decía al inicio la recuperación como científico y humanista de uno de los españoles exiliados por la contienda civil más injustamente olvidado.

* Intervención del editor Jerónimo Hernández, de Ediciones 2010, en el acto de presentación en el Centro Ruso para la Ciencia y la Cultura, de Madrid, el pasado 16 de febrero, del libro El médico rojo. Vida de Juan Planelles, escrito por el doctor Juan Martínez Hernández, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, autor asimismo de numerosas publicaciones científicas y de los libros Nociones de salud pública (2003, y segunda edición, 2013); Manual de higiene y medicina preventiva hospitalaria (2006); Gripe A, pandemia gripal 2009 (2009); La urraca y el pez. Reflexiones sobre salud y sociedad (2010), y Todo es veneno. Reflexiones sobre salud y sociedad (2011). Recientemente, ha sido nombrado director general en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

Fuente: Crónica Popular