miércoles, 26 de abril de 2017

EXPOSICIÓN "BRUSELAS EN PRAGA. PICASSO EN VARSOVIA. DISEÑO EN EUROPA CENTRAL 1956-1968"


EL DISEÑO TRAS EL TELÓN DE ACERO

El Istituto Europeo di Design en Madrid (IED) propone una visita por el diseño industrial de la segunda mitad de la década de los 50 y de los 60 en dos países comunistas, Polonia y Checoslovaquia, con la muestra 'Bruselas en Praga, Picasso en Varsovia. Diseño en Europa Central 1956 – 1968'.

Comisariada por el coleccionista Filip Spek, la exposición describe una época excepcional en la que gracias al deshielo iniciado tras la muerte de Stalin se produjo una verdadera expansión del diseño de objetos de uso cotidiano: muebles, objetos de cerámica, lámparas, telas o aparatos eléctricos y técnicos.

En el mobiliario de esta época se dio el paso clave de abandonar el diseño de conjuntos de muebles para estancias concretas, apostando por muebles individuales, escogidos por los usuarios según sus necesidades, en un camino hacia la modernización. En los años 60 los muebles polacos se convirtieron en producto de exportación, sobre todo a los mercados occidentales, aunque también a otros países del bloque comunista. Como curiosidad, en 1961 las fábricas polacas comenzaron a suministrar diseños a la red de tiendas suecas IKEA.

Dos escuelas

La exposición presenta también objetos que en la época cambiaron el aspecto de las casas polacas y checoslovacas, como juegos de café de porcelana, floreros, ceniceros, fuentes y platos decorativos y objetos de vidrio. Desde la perspectiva del tiempo, algunos de los objetos expuestos asombrarán al visitante por su frescura, modernidad y actualidad visual.

Los objetos, que proceden de dos colecciones privadas, la de Filip Spek y la de Jan Jeništa, están expuestos en grupos temáticos, lo que permite a los espectadores comparar las dos escuelas de diseño que nunca fueron comparadas en su época. Se presentan también dos recreaciones de interiores “modélicos” de viviendas equipados con muebles y accesorios populares en aquellos años.
Acompañan a las piezas unas reproducciones de carteles húngaros de la época que decoran los interiores dispuestos según la moda que predominaba en Centroeuropa en los años 60. La muestra es el resultado de una colaboración entre el IED Madrid y los países del Grupo de Visegrado: Polonia, que actualmente preside el Grupo, la República Checa, Eslovaquia y Hungría.

Fuente: hoyesarte 











martes, 25 de abril de 2017

LOS PALACIOS DE LA CULTURA SOVIÉTICA EN IMÁGENES

De Togliatti a Samara, la historia en imágenes de los edificios cuna de la creatividad de Rusia realizadas por el fotógrafo Viacheslav Vazyulya.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
Cinema “Saturn” en la ciudad de Togliatti, 2015.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
La casa de los actores de Samara, 2017.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
El palacio de la cultura, de las artes y de la creatividad en Togliatti, 2015.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
“Comunicación”, 1976. Mosaico en bajorrelieve en el edificio de la Comunicación Telefónica internacional de la ciudad de Kúibyshev, actualmente Samara.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
Cinema “Saturn” en la ciudad de Togliatti, 2015.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
El palacio de la cultura del Primero de mayo en la ciudad de Uliánovsk, 2016.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
Palacio de los deportes 'Volgar' en Togliatti, 2015.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
Palacio de la creatividad juvenil en Nizhni Nóvgorod, 2016.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
Edificio de Samara.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
Palacio de los deportes de Samara, 2017.

Fuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COMFuente: VIACHESLAV VAZYULYA / MADEOFLIGHTS.COM
Teatro académico estatal tártaro de arte dramático 'Kamal' en Kazán, 2015.

Fuente: Rusia Hoy

lunes, 24 de abril de 2017

LOS BÚNKERES QUE PROTEGÍAN A LA REPÚBLICA EN VALENCIA


Refugio antiáreo levantado en la plaza del Patriarca de Valencia.
Refugio antiáreo levantado en la plaza del Patriarca de Valencia.




Una doble exposición rescata los refugios y las políticas para resguardar a la población de los bombardeos fascistas en la Guerra Civil

La construcción de refugios contra los bombardeos aéreos en Valencia se aceleró antes de la llegada del presidente de la Segunda República española, Manuel Azaña, y de su Gobierno a la ciudad, convertida en capital del país durante la primera mitad de la Guerra Civil, entre noviembre de 1936 y octubre de 1937. El Ayuntamiento valenciano rescata ahora, coincidiendo con el 80 aniversario de aquella capitalidad, el recuerdo de los 300 búnkeres subterráneos y en superficie construidos por el Ejecutivo republicano para proteger a la población de los temidos aviones italianos Savoia S79 y S81, así como de los hidroaviones nazis Heinkel He59, que bombardearon la ciudad en 440 ocasiones.

La doble exposición sobre la materia inaugurada este miércoles incluye una impactante inmersión física: la que produce adentrarse en el refugio que se abrió en el patio del Ayuntamiento, con capacidad para guarecer a los 700 escolares que estudiaban en el mismo edificio donde se alojaban las dependencias municipales.

El refugio sufrió modificaciones y fue transformado en las últimas décadas en almacén de papeles y viejas publicaciones municipales. Pero gracias a su diseño, obra del arquitecto José Luis Testor, conserva un sorprendente sistema de ventilación. "Hemos intentado recuperar al máximo su situación original. Los primeros metros de la entrada, hasta el codo que forma el pasillo, están pintados de rojo como se hizo originalmente para advertir de que la metralla podía llegar hasta ellos y que no debían pararse en ese tramo formando un tapón", explica la concejal de Patrimonio Cultural, Glòria Tello.
Interior del refugio recuperado en el subsuelo del Ayuntamiento de Valencia.
Interior del refugio recuperado en el subsuelo del Ayuntamiento de Valencia. efe


El antiguo búnker ha sido transformado en museo mediante la colocación de paneles explicativos, imágenes de gran formato de la época y una pantalla que muestra contenidos audiovisuales, pero mantiene la atmósfera oscura propia de una cripta.

La segunda exposición, titulada Tempestad de hierro y abierta hasta julio en la sala de exposiciones municipal, abarca un exhaustivo análisis de los refugios de la ciudad: desde su construcción en edificios públicos, fábricas y fincas de viviendas hasta su uso como morada tras la guerra por parte de vecinos que habían perdido su hogar. Solo en los poblados marítimos, el distrito de Valencia donde se integra el barrio de El Cabanyal, 218 personas vivían en estas construcciones defensivas, según un censo de 1942.
Efectos de un bombardeo en los poblados marítmos de Valencia.
Efectos de un bombardeo en los poblados marítmos de Valencia.


Las fotografías, recortes de prensa, documentos y carteles de la época reunidos por los comisarios José María Azkárraga, Alejandro Calpe, Miguel Mezquida y José Pinado con la coordinación de Pepa Pascual y Carmen Palacios, muestran el mortífero efecto que las bombas explosivas (de hasta 250 kilos) e incendiarias tuvieron para la población, que había aumentado con la llegada de miles de personas, en buena parte niños, procedentes de zonas republicanas cercanas al frente.

Inicialmente, las víctimas de los bombardeos se publicaban en la prensa. "Pero a medida que avanzaba la guerra dejó de informarse con detalle para evitar la desmoralización", indica el catálogo de la muestra. Un recuento publicado en enero de 1939, a dos meses del final de la guerra, contabilizó 825 muertos y 2.831 heridos causados por las bombas en Valencia.

La mayor parte de los ataques corrieron a cargo de la aviación italiana con base en Palma de Mallorca, pero Valencia fue también bombardeada desde el mar. El primer gran cañoneo fue ejecutado por el crucero fascista Duca d'Aosta, el 14 de febrero de 1937.

La muestra reúne fondos del Archivo Histórico Municipal, el Centro de Historia y Cultura Militar, el Archivo General y Fotográfico de la Diputación, la Hemeroteca Municipal, la Biblioteca Histórica de la Universitat de València, el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, la Biblioteca Nacional, el Archivo General Militar de Ávila, el Archivo de la Administración General de Alcalá de Henares, la Biblioteca Valenciana, el archivo de la Cruz Roja y el del Partido Comunista de España, así como el Levante-EMV y la Fundació per Amor a l'Art.

Una parte de los mismos examina la defensa desplegada para intentar frenar los bombardeos, incluido un enorme cañón antiaéreo de la época, instalado ahora en medio de la sala de exposiciones municipal. Para advertir de la llegada de los aviones se colocaron 25 sirenas por toda la ciudad que se activaban desde el Micalet, la torre de la catedral de casi 59 metros de altura utilizada como punto de observación.

Fuente: El País

domingo, 23 de abril de 2017

"RETRATO DE NARCISO JULIÁN", DE ANTONIO BUERO VALLEJO



Retrato de Narciso Julián Sanz
Antonio Buero Vallejo
1941
Dibujo sobre papel grueso amarillento: lápiz de grafito
285 x 208 mm
Biblioteca Nacional de España


La Biblioteca Nacional de España recibió en 2014 la donación de un retrato de Narciso Julián Sanz, realizado por Antonio Buero Vallejo a plumilla en la cárcel de El Dueso (Santoña, Santander), en 1941.

Los dos coincidieron en ese presidio y entablaron una gran amistad. Sanz era un antiguo comandante de Milicias Ferroviarias que acabó convirtiéndose en una leyenda viviente del Partido Comunista. José Antonio González Núñez, yerno de Narciso Julián Sanz, ha sido quien, cumpliendo una última voluntad de su esposa, María del Carmen Julián, donó la obra a la BNE.

La obra es un dibujo sobre papel grueso amarillento: lápiz de grafito; 285 x 208 mm. A lápiz en el ángulo derecho: «Buero_XLI».

Buero fue detenido en junio de 1939 y condenado a muerte con otros compañeros, por adhesión a la rebelión. Tras conmutársele la pena por otra de treinta años, pasó por diversas cárceles: en la de Conde de Toreno permaneció año y medio, allí dibujó un famoso retrato de Miguel Hernández ampliamente reproducido y ayudó en un intento de fuga que le inspiró más tarde ciertos aspectos de su obra La Fundación. En la de Yeserías apenas estuvo mes y medio, unos tres años en El Dueso, y otro más en la prisión de Santa Rita. Escribió sobre pintura e hizo cientos de retratos de sus compañeros presos, entablando muy buenas amistades con algunos de ellos, como es el caso de Narciso Julián. Salió del penal de Ocaña en libertad condicional en 1946. Publicó dibujos en revistas, pero acabó derivando su trabajo hacia la escritura narrativa y, finalmente, la dramática.

Fuene: ABC

sábado, 22 de abril de 2017

DOCUMENTAL "LA NUEVE: LOS OLVIDADOS DE LA VICTORIA"



Documental que narra la historia de los republicanos españoles de “La Nueve”, 9ª Compañía de la 2ª División Blindada de la Francia Libre, conocida como división Leclerc, cuyas tropas fueron las primeras que liberaron París, el 24 de agosto de 1944.

La Nueve -cuyos tanques y vehículos de combate habían sido bautizados con nombres procedentes de la Guerra Civil española, como 'Madrid', 'Guernica' o 'Guadalajara'- había participado en la campaña de África contra Rommel y no sólo liberaron París, sino que participaron en la ofensiva en Alsacia y en el definitivo asalto en Alemania contra el 'Nido de Águilas' de Hitler. Perecieron más de mil hombres. La historia de 'La Nueve' era hasta hoy prácticamente desconocida, pues la historia oficial en Francia ha echado una cortina de silencio y de olvido sobre esa participación española y extranjera en la liberación de París y en la resistencia contra el nazismo.

viernes, 21 de abril de 2017

ICARIA PUBLICA "LLAMAMIENTO A UN PROCESO CONSTITUYENTE", CON PRÓLOGO DE ALBERTO GARZÓN Y EPÍLOGO DE JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS

Llamamiento a un proceso constituyente
Prólogo de Alberto Garzón. Epílogo de José Antonio Pérez Tapias
José Ramon González Parada (coord.)
Editorial Icaria
ISBN: 9788498887716
Año Publicación: 2017
páginas: 88
PVP: 8.5 €


El momento político actual en España parece no acabar de definirse. Las élites se encuentran entre el inmovilismo y una «segunda transición» con reformas cosméticas de la Constitución actual, perpetuando la esencia de un texto constitucional que no han votado las nuevas generaciones. Ante esta situación urge iniciar una nueva etapa, acumulando para ello la fuerza democrática suficiente para hacer el recorrido de un verdadero proceso constituyente.

Con la irrupción del 15M se inició el camino hacia una cultura política participativa que impugna los grandes dogmas que, desde el poder, se proyectaban a las generaciones jóvenes. La respuesta social a la crisis sistémica abre un nuevo tiempo político que demanda también un genuino proceso constituyente.

Este «llamamiento» subraya la necesidad de elaborar colectivamente otro proyecto de país; un proyecto que no puede esperar a que tengamos la fuerza y la capacidad suficiente para llevarlo a cabo, sino que se construye desde ahora mismo, pues solo la confluencia de muchos creará la fuerza suficiente para que un nuevo país vea la luz, a la vez que una nueva Constitución.

AUTORES

José Ramón González Parada (coord.)

Adolfo Rodríguez, Andrés Piqueras, Ángeles Diez, Carlos Gómez, Carlos Pereda, Emmanuel Rodríguez, Evaristo Villar, Ignacio Duque, Juan Álvarez-Cienfuegos, Liliana Pineda, Luisa Cabrera, María Eugenia Rodríguez y Pedro Ibarra.

INDICE Y PRÓLOGO DE ALBERTO GARZÓN: http://www.icariaeditorial.com/pdf_libros/Llamamiento.pdf

EPÍLOGO DE JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS (PARTE 1): https://www.facebook.com/joseantonio.pereztapias/posts/1346806672062228

EPÍLOGO DE JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS (PARTE 2): https://www.facebook.com/joseantonio.pereztapias/posts/1347189888690573


EPÍLOGO DE JOSÉ ANTONIO PÉREZ TAPIAS (PARTE 3): https://www.facebook.com/joseantonio.pereztapias/posts/1347408332002062

jueves, 20 de abril de 2017

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA "UNA MIRADA A LA VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS SINDICALES"


La gran mayoría de la población mundial está constituida por trabajadores y trabajadoras que contribuyen al bienestar de sus familias y a la riqueza de sus comunidades y países. Pese a ello, el mundo del trabajo se está volviendo cada vez más inseguro con un alarmante aumento del desempleo, la marginación y la falta de oportunidades para jóvenes y minorías y, en definitiva, el ataque y la vulneración de los derechos laborales.

Ante esta situación, CCOO de Sevilla ha decidido poner el foco durante 2017 en la vulneración de los derechos sindicales. Por ello, y con la cofinanciación del Ayuntamiento de Sevilla, el Sindicato va a desarrollar durante el próximo año el proyecto “Una mirada a la vulneración de los derechos sindicales”, con el que pretende sensibilizar, formar e informar a las ciudadanas y ciudadanos en materias relacionadas con los derechos laborales, sociales y sindicales, así como en las consecuencias negativas de su vulneración a nivel global. De esta forma, el Sindicato va a contribuir a que los diferentes colectivos de la ciudad de Sevilla conozcan la situación laboral y social de otros trabajadores y trabajadoras en las luchas y reivindicaciones de sus derechos laborales, sociales y sindicales a nivel internacional.

Así, la primera charla-coloquio dedicada a Colommbia ha servido también para inaugurar la Exposición en el Palacio Marqueses de la Algaba de Sevilla con el título “Colombia. Proceso de Paz, retos para los derechos civiles y laborales”.

La exposición estará presente en el Palacio Marqueses de la Algaba desde el 18 hasta el 28 de abril de 2017.







miércoles, 19 de abril de 2017

EXPOSICIÓN EN MOSCÚ DE EVGUENI JALDÉI, CRONISTA FOTÓGRAFICO DE LA URSS Y LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

La bandera de la Victoria sobre el Reichstag. Berlín, 1945 Fuente: Multimedia Art Museum MoscowLa bandera de la Victoria sobre el Reichstag. Berlín, 1945 Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

En 200 fotografías se muestra prácticamente toda la historia de la URSS, desde los primeros días de la Segunda Guerra Mundial hasta imágenes de la vida cotidiana en los 70 y los 80. La retrospectiva del famoso reportero fotográfico Evgueni Jaldéi se inauguró el 5 de abril en el Museo de Arte Multimedia de Moscú.

Las obras del fotógrafo ruso que más títulos ostentaba- como el de “Caballero de la orden de las artes y la literatura”, obtenido en el festival de fotoperiodismo de Perpiñán en 1995- han aparecido en todos los periódicos y en todas las revistas del mundo, con especial frecuencia en el año 1995, cuando se celebró el 50 aniversario de la victoria de los aliados sobre la Alemania nazi.

Jaldéi era un fotógrafo autodidacta nacido en 1917. A los 14 años comenzó a trabajar en una fábrica y a interesarse por la fotografía. A los 16 le ofrecieron trabajo en el periódico “El trabajador del acero”. En verano de 1937, el joven fotógrafo fue aceptado en TASS, la principal agencia soviética de información. Allí publicó reportajes de toda la URSS hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra trabajó para varios periódicos y se dedicó a la enseñanza. Ha presentado exposiciones personales en Europa y en EE UU, y la actual retrospectiva en Moscú está dedicada al centenario de su nacimiento.

Mujeres en la construcción del canal Dneprosvsko-Bugski, 1940. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowMujeres en la construcción del canal Dneprosvsko-Bugski, 1940. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Partido de fútbol amistoso entre pilotos soviéticos e ingleses. Región subártica, 1942. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowPartido de fútbol amistoso entre pilotos soviéticos e ingleses. Región subártica, 1942. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Marineros tomando el sol en la cubierta del crucero 'Mólotov'. Sebastopol, 1944. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowMarineros tomando el sol en la cubierta del crucero 'Mólotov'. Sebastopol, 1944. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Comida en una guardería a la orilla del mar. Sebastopol, 1944. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowComida en una guardería a la orilla del mar. Sebastopol, 1944. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Bailes en la Casa de la Cultura. Leningrado, 1945. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowBailes en la Casa de la Cultura. Leningrado, 1945. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

El sacerdote Lomakin con la Catedral de San Isaac de fondo. Leningrado, 1945. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowEl sacerdote Lomakin con la Catedral de San Isaac de fondo. Leningrado, 1945. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

“¿Por qué la guerra?” ciego con lazarillo. Berlín, 1945. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow“¿Por qué la guerra?” ciego con lazarillo. Berlín, 1945. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Los soldados se deshacen de los estandartes nazis. Desfile de la Victoria.Moscú, el 24 de junio de 1945. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowLos soldados se deshacen de los estandartes nazis. Desfile de la Victoria.Moscú, el 24 de junio de 1945. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Conferencia de Potsdam, junio de 1945. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowConferencia de Potsdam, junio de 1945. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Criminales de guerra durante los Juicios de Núremberg. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowCriminales de guerra durante los Juicios de Núremberg. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

El vecino Vovka. La mañana de Moscú, 1956. Fuente: Multimedia Art Museum MoscowEl vecino Vovka. La mañana de Moscú, 1956. Fuente: Multimedia Art Museum Moscow

Fuente: Rusia Hoy

martes, 18 de abril de 2017

"EL OTRO LADO DE LA ESPERANZA", OBRA MAESTRA, DESPEDIDA Y CIERRE DE KAURISMAKI


Lo que más me gusta del cine que el finlandés Aki Kaurismaki ha hecho sobre los refugiados es que sus protagonistas son la gente buena, que existe, que haberla hayla aunque solo muy raramente suele aparece en las historias filmadas.

Existen todos esos voluntarios que salen al Mediterráneo en barcos, desde Italia y Grecia, para recoger a quienes se juegan la vida, y a veces la pierden, cruzándolo en malísimas condiciones; existe el médico de Lampedusa, que lleva 26 años ocupándose de los migrantes que llegan a su isla; existen los habitantes de esos pueblos del sur del sur, incluidos los de las costas andaluzas y canarias, que proporcionan alimento y abrigo a los desesperados que arriban a sus playas; y existen los vecinos de El Havre, la localidad francesa donde migrantes y refugiados llegaron a establecer un auténtico pueblo de carpas, tiendas y barracas de latón, que los políticos y la prensa llamaban “la Jungla”, donde esperaban meses, e incluso años, la oportunidad de colarse en un camión que les llevara al otro lado del canal de la Mancha. Unos vecinos que lo primero que hacían era poner su teléfono móvil en manos del recién llegado para que pudiera avisar a la familia, normalmente en la otra esquina del globo. En El Havre, Kaurismaki nos contaba de un joven migrante del África negra acogido en esa ciudad por un escritor fracasado.

En su última película, El otro lado de la esperanza, también se trata de dos destinos que se cruzan: el de Wikhström, propietario, recién divorciado, de una restaurante popular, y el de Khaled, joven migrante sirio apenas desembarcado de un carguero, donde ha viajado escondido en una montaña de carbón, en el Helsinki nocturno del que Kaurismaki dice que hay que estar realmente en las últimas para elegirlo como destino. La policía finlandesa rechaza la demanda de asilo de Khaled quien, sin embargo, decide quedarse en el país de “ilegal”. Una noche, Wikhström le encuentra en el patio de su restaurante y decide protegerle.

Hace años Kaurismaki anunció que pensaba hacer una trilogía sobre el tema migratorio; pero hace muy pocos meses, al presentar El otro lado de la esperanza en la Berlinale –donde consiguió el Oso de Plata al mejor realizador- comunicó que no solo la trilogía quedaba sin conclusión sino que además ponía punto final a su carrera de realizador para, a partir de ahora (tiene 59 años) dedicarse “a vivir” su vida. Lo que, sin duda, será excelente para él pero una gran pérdida para el cine.

El otro lado de la esperanza es una fábula con discurso humanista que predica la solidaridad, sin pontificar ni pretender dar lecciones. Una llamada al sentido común a partir de las cosas fundamentales, con personajes emblemáticos inmersos en un problema contemporáneo –el de los refugiados y migrantes económicos- que, en ocasiones, lleva a situaciones desesperantes.

Con la dosis de humor subversivo necesaria para contar de forma digerible la desesperación, pero también con una cierta especie de realismo poético, denuncia el cinismo de los poderosos frente a quienes carecen de todo, en este caso la gente que abandona sus países huyendo del hambre, la opresión o la guerra, y las políticas de los países occidentales que sobre el papel se reparten los refugiados como si fueran bollos para merendar, y después ni siquiera cumplen los compromisos; y mientras, los afectados esperan una improbable “liberación” recluidos en campamentos infectos, helados y húmedos en inviernos, insoportables y poblados de insectos en verano, donde se contagian enfermedades y crecen epidemias.

Sin sentimentalismos innecesarios, con tranquilidad y ternura, Kaurismaki aborda un tema espinoso y, en cierto modo, absurdo, porque la realidad es que los países occidentales y desarrollados necesitan la mano de obra de esos emigrantes que llegan de zonas geográficas menos opulentas, o devastadas por guerra, catástrofes y plagas, para pagar los salarios y las pensiones de los ciudadanos de la “sociedad del bienestar” (términos más que discutibles, aunque aceptados universalmente para hablar de “nosotros”). Sociedad que Kaurismaki retrata a la perfección, en un país superdesarrollado y ejemplo mundial en materias como la educación o la sanidad, medio velado por el “humo de las colillas, perfumado con vapores de alcohol y rayado por riffs de guitarras (con un retrato de Jimmi Hendrix en segundo plano). Un mundo singular que hace al nuestro más diveido, más cálido y más humano, porque todo es cuestión de puntos de vista” (Pascal Mérigeau, L’Obs).

En un país, Finlandia, donde son escasos los realizadores cinematográficos, Kaurismaki destaca desde hace casi treinta años, eligiendo para sus películas temas siempre sociales “calientes”, como este de los migrantes considerados “ilegales” por los gobiernos europeos, que amenaza con no acabar nunca, y convirtiéndolos en obras maestras.

Mercedes Arancibia (Fuente: Crónica Popular)

Entrevista a Aki Kaurismäki: “Hay que exterminar a los ricos y a los políticos que les lamen el culo”: http://www.redroja.net/index.php/noticias-red-roja/noticias-externas/4426-aki-kaurismaeki-hay-que-exterminar-a-los-ricos-y-a-los-politicos-que-les-lamen-el-culo

lunes, 17 de abril de 2017

EXPOSICIÓN "JOSEP RENAU Y LA SEGUNDA REPÚBLICA"


LA REPÚBLICA DE JOSEP RENAU

El IVAM revisa la obra del artista y director de Bellas Artes que protegió El Prado durante la Guerra Civil y encargó el ‘Guernica’

Siendo director general de Bellas Artes durante la Guerra Civil española, fue una persona clave en la protección de las obras del Museo del Prado, que primero se trasladaron a Valencia y luego a Ginebra para evitar los bombardeos, y en el encargo a Picasso del Guernica, de cuya creación se cumplen ahora 80 años. Además, Josep Renau (Valencia, 1907-Berlín Este, 1982) fue un cartelista afamado y un fotomontador pionero en España.

Ahora, el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), donde está depositado el grueso de su obra, le dedica la exposición Josep Renau y la Segunda República, que repasa los años creativos del artista y militante comunista, su combate social y político durante el periodo republicano de los años treinta y su compromiso y decisiva actuación al frente de la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública, que incluyó la puesta en marcha del Pabellón de la República Española de la Exposición Internacional de París de 1937. “Es un homenaje a uno de los intelectuales españoles más importantes del siglo XX”, afirmó ayer el director del museo, José Miguel G. Cortés.

La exposición, que reúne fotografías, libros, manuscritos y revistas que pueden verse hasta el mes de julio, pone de relieve la pluralidad creativa de Renau como cartelista, ilustrador, muralista, escritor o editor de revistas como Nueva Cultura o codirector —junto al escritor Max Aub— del periódico Verdad, órgano de unificación de los partidos comunista y socialista.

“Su papel”, destacó Cortés, “fue muy importante para entender la España de la primera mitad del siglo XX, pero también para comprender lo que hoy día somos”. En la exposición, junto a trabajos populares como sus carteles para la productora valenciana de cine Cifesa, se pueden ver sus primeros fotomontajes, una técnica que desarrollará ampliamente en el futuro, en su exilio primero en México y después en la antigua República Democrática Alemana (RDA), publicados en la revista anarco-sindicalista Orto.

“La investigación sobre esta etapa nos ha permitido descubrir que Renau fue autor de parte de los fotomontajes de la planta superior de aquel Pabellón de España”, indicó la comisaria Irene Bonilla.

La exposición permite ver el proceso de realización del Guernica, a través del trabajo de la compañera del artista entonces, Dora Maar, cuyas fotografías aparecieron publicadas en la revista valenciana Nueva Cultura. El Museo Reina Sofía exhibe en la actualidad una amplia exposición a propósito del Guernica.

En la muestra de Valencia, una de las piezas es la resultante de la unión del Guernica con imágenes de la localidad vasca tras los bombardeos, que elaboró Renau cuatro décadas después.

La obra del valenciano no es solo ilustrativa, también desarrolló trabajos teóricos con artículos en revistas y textos autobiográficos que se han recogido en la muestra.

Según la conservadora Irene Bonilla, uno de los aspectos que más orgulloso hacía sentirse a Renau es haber ayudado “con esfuerzo” a preservar de la “destrucción segura” muchos “signos de nuestra identidad” de la historia de España.

El último cargo político que desempeñó, antes de partir al exilio en 1939, previo paso por el campo francés de concentración de Argelès-sur-Mer, fue el de director de Propaganda Gráfica del Estado Mayor del Ejército. En la exposición se ha plasmado esta etapa mediante la exhibición del material de promoción de la República, una responsabilidad en la que Renau recuperó su faceta como artista y la pudo compaginar con su acción política.

Fuente: El País